Saltar al contenido

¿Cómo limpiar tus oídos?

La cera de oído o el cerumen es una sustancia que todos tenemos. Aunque pueda ser un poco escatológico, todos lo tenemos y hay que saber que es y como tratarlo. No solo porque pueda derivar en un problema estético haciendo que el oído se vea sucio, si no que también puede derivar en un problema para la salud, facilitando infecciones o perdidas de audición derivadas de la generación de tapones de cera. Por este motivo es muy importante saber como limpiar tus oídos.

Métodos para limpiar tus oídos

¿Qué es la cera o el cerumen de los oídos?

La cera es una sustancia grasa, densa, pegajosa y amarillenta que se produce en el conducto auditivo externo. Las glándulas situadas en esta parte del oído se encargan de generar el cerumen para proteger el oído de infecciones, posibles rozaduras y mantenerlo en buen estado. Lo normal es que a medida que masticamos o hablamos este se vaya desplazando hacia el exterior del oído y desaparezca. Pero hay que tener un cuidado óptimo sobre este para que no se creen tapones por exceso de cera y acabe convirtiéndose en una complicación.

En el mercado hay muchos productos para la limpieza de tus oídos. Podemos hablar desde los clásicos bastoncillos hasta productos más sofisticados como sprays. Todos ellos son válidos para utilizar, siempre y cuando los sepas utilizar bien. Vamos a verlos uno por uno.

Métodos para limpiar los oídos en casa

Aquí te presentamos las mejores formas para limpiar tus oídos. Lo bueno es que la mayoría las puedes usar desde casa y clicando en cada link que explicamos como usar cada producto o aparato detalladamente.

Bastoncillo para los oídos

Estos, quizás, son los más comunes dentro de nuestra sociedad. Son palitos de plástico con algodón en los extremos. En cualquier página que visites, verás que los relacionan con el peor instrumento para limpiar los oídos. Esto no es así, es el peor instrumento para limpiar DENTRO de los oídos. Así es, utilizando bastoncillo para las orejas solo consigues prensar la cera y ayudar a formar esos indeseables tapones. Así que, si te gusta utilizar bastoncillos, hazlo, pero siempre en la parte externa. Si quieres saber más sobre los bastoncillos para los oídos clica.

Gotas para los oídos

En las farmacias y en internet se venden unas gotas para los oídos que sirven para ablandar el cerumen. Su uso es muy sencillo. Te pones las gotas y dejas que penetren hasta dentro, esto hará que la cera del oído deje de estar tan dura y facilita el ciclo natural de expulsión de esta.

Es una medida muy recomendable si tu cera es muy dura. Solo deberías tener cuidado si tienes la piel muy sensible, ya que estos productos pueden acabar dañando o irritando la parte interna de tu oído y acabaría por no ser una buena opción. En los demás casos es una buena elección.Si quieres saber más sobre las gotas para los oídos clica.

Jeringuilla para lavado de oídos

Este método, conocido también como irrigación, podría ser una buena solución si tienes un problema persistente con la cera de tu oído. Este método será el que, muy posiblemente, te recomiende el médico si los problemas con tapones en el oído son frecuentes en tu caso.

La técnica consiste en utilizar algún aparato ( una jeringuilla normalmente) para meter agua a presión en el oído y así expulsar el tapón. Este método es muy eficaz cuando ya hay un problema. La contra parte es que produce una sensación desagradable, en algunos casos es dolorosa e incluso puede dañar el tímpano. Este debería usarse si no hay más remedio. Nuestra recomendación es que priorices evitar el problema y no tener que utilizar este tipo de soluciones. Si quieres saber más sobre las jeringuillas para los oídos clica.

Microsucción

Esta es una de las técnicas más seguras que hay, pero el problema es que no las utilizan todos los especialistas y no se puede hacer en casa.

La técnica de la microsucción se basa en mirar dentro del oído con un microscopio y con un aparato aspirador pequeño retirar el tapón de cera.

Vela para el oído

Consiste  en poner una vela larga encendida en la entrada del oído sujetada con un cono pequeño. Al final del proceso la cera quedará ahí.

Esta técnica tiene muchos detractores debido a las posibles infecciones que puede acarrear. Además de poder producir quemaduras en la cara y en el oído. Basta con tener las precauciones necesarias para que sea un método seguro de limpieza de oído. Si quieres saber más sobre las velas para los oídos clica.

Paño húmedo

Está es la mejor opción para limpiar tu oído siempre y cuando la cera no cause problemas de audición o pueda agruparse formando tapones. De esta forma simplemente con un paño húmedo con jabón limpiamos el exterior y dejamos a la naturaleza hacer el resto. Utiliza el resto de opciones si quieres prevenir mejor la aparición de tapones de cera y la pérdida de audición y el paño húmedo si gozas de buena salud auditiva.

Spray para los oídos

Funciona muy similar a las gotas pero suele ser menos agresivo. Se utiliza después de ducharse normalmente. Y siemplemente se rocía con el spray el interior de la oreja y reblandece el cerumen para que salga solo.

Seguro que también te interesa: