Saltar al contenido

¿Cómo sacar el agua del oído?

El verano, el sol, la arena, los pantalones cortos, el agua… Espera, el agua, a veces no es tan graciosa. A todos se nos ha quedado un oído, o los 2, entaponado y es un horror. Normalmente se pasa solo al cabo de un rato. Simplemente es una burbuja que evita que se salga el agua. Pero por si no puedes esperar o se alarga varios días te traemos una recopilación de los mejores trucos.

Cómo destapar un oído de agua.

Aquí van los siguientes trucos caseros para destapar un oído lleno de agua. Utilízalos de uno en uno, porque no a todos nos funcionan los mismos. Pero ninguno de estos es doloroso, así que no fuerces hasta que duela porque uno no te funcione, pasa al siguiente y no te agobies.

  • Mete la esquina de un papel higiénico o de cocina sin forzar. Tu intención es la de pinchar una gota de agua para que el papel la absorba.
  • Estira del exterior de la oreja hacia atrás suavemente. Así el aire se romperá y el agua caerá por si misma.
  • Utiliza un secador de pelo. Ponlo al mínimo para no quemarte la oreja y que el soplido no sea muy fuerte. A mi esta es la que menos me gusta por la sensación, pero sin duda funciona.
  • Inclínate hacia la oreja taponada. Estira un poco tu oreja hacia abajo. Coge aire con la boca y salta levemente un par de veces, así la burbuja estallará y el agua caerá sola.
  • Acuéstate a dormir una siesta del lado de la oreja taponada.
  • Presiona con la mano entera la parte de delante de la oreja y masajea suavemente para crear un vacío y que el agua salga.
  • Masticar chicle o bostezar, tal y como se hace en los aviones para evitar los cambios de presión.

Aquí te dejamos un vídeo para que quede mejor la explicación por si necesitas algún ejemplo visual.

Ir al médico por una oreja taponada.

El 99% de los casos de orejas taponadas se pasa con el tiempo. Pero si llevas varios días con la oreja taponada, o si viene acompañada de dolor de cabeza o de oído o incluso mareos. Deberías visitar a tu médico porque quizás haya derivado en otitis o alguna infección de este tipo.

Esto es muy poco probable, así que disfruta de la playa sin miedo, pero siempre con cuidado.